Publicado: 12/10/2017
`Déjame que te cuente´ es una oda a la peruanidad
“El auditorio vibró, poniéndose de pie y aplaudiendo el esfuerzo de los artistas del cartel principal”. Lea el artículo completo.
Foto: Cortesía

Por Daniel Hidalgo Gamarra

 

La noche del martes, más de 40 artistas con la diva Denisse Dibós daban los toques finales de la obra de teatro musicalizado Déjame que te cuente. La obra al día siguiente con el mismo éxito volvió a abrir los telones.


El teatro tiene la magia de contar la vida y transmitir emociones, para los jóvenes es el espacio para disfrutar el arte que nunca lo podrá dar el internet. En dos horas intensas, la Dibós narró las motivaciones, pasiones, su fe y también la esperanza que por el Perú vibraron en las venas de la compositora Chabuca Granda Larco. El auditorio vibró, poniéndose de pie y aplaudiendo con sus palmas el esfuerzo de los artistas del cartel principal. 


El teatro musical generalmente está reservado para obras con inspiraciones foráneas. Pero esta está producida con la interpretación de la criollísima inspiración de Chabuca, bailadas, cantadas y orquestadas más el acompañamiento de la guitarra y el cajón.


Chabuca volvió a Trujillo recordando su inspiración en la gente de a pie, en el patrimonio cultural, en su nostalgia por la vieja Lima, en los momentos singulares de la política que le toco vivir como el golpe de estado del general Velasco, en Violeta Parra o Javier Heraud, pero sobretodo Chabuca Granda componiéndole al Perú de la esperanza, canciones que quedaron en la historia como otros himnos a la patria.