Publicado: 04/04/2017
“Esta situación ha puesto al desnudo nuestra limitación”
Titular de decanos señala que gobernantes agachan la cabeza, no reciben opiniones y son cortoplacista, no tiene horizonte para esta situación.
Compartir Compartir
Roberto Rodríguez Rabanal, critica falta de reacción de autoridades locales y regionales.

En entrevista ofrecida a La Industria, el presidente del Consejo Nacional de Decanos de los Colegios Profesionales del Perú (CDCP), Roberto Rodríguez Rabanal, pone el dedo en la llaga para advertir lo que a leguas se puede visualizar: la falta de capacidad de las autoridades para afrontar los desastres naturales en el país, sobre todo en La Libertad. Lamenta, además, que no se convoque a los profesionales y los técnicos para proponer acciones para lograr una reconstrucción pensando en que la historia no vuelva a repetirse.


-¿Cuál es la evaluación que hacen de todo lo que ha ocurrido en el país, sobre todo en La Libertad, en Trujillo?

Hay un doble desastre, un desastre nacional, pero también hay un desastre de la improvisación, porque existe cierta ineptitud en cuanto a la gestión en distintos lugares. No se ha tenido en cuenta que el Perú es uno de los países más vulnerables frente al cambio climático, es decir hemos estado notificados, y esta situación ha puesto al desnudo las limitacionesque tenemos en comparación a Ecuador, por ejemplo, donde la respuesta fue mejor. Es por eso que más fuerte que el desastre natural es el desastre humano, la improvisación, lo cual tiene que ser cambiado. Más daño hace la improvisación de autoridades frente a esta crisis presentada.


“No tienen horizonte


-¿Es parte de la visión cortoplacista que se tiene del país?

Desde luego que sí. Es como el fútbol. Hay futbolistas de calidad que juegan con la cabeza levantada, dan el pase al compañero mejor ubicado, pero hay otros que juegan con la cabeza agacha y son cortoplacista, no tiene horizonte, y ese es uno de los males nacionales, pero además carecemos de una cultura de prevención. Eso nos ha pasado la factura como sociedad como país. No hay planificación entre el Estado y el sector privado y menos esta es participativa.


-¿Y en qué se materializa esa visión cortoplacista?

No se entiende que todo lo que tiene que ver con prevención y no es un gasto, y eso es algo fundamental. Los presupuestos para prevención con mal gastados. Es mejor prevenir que lamentar, pero eso no se entiende. Tampoco hay un ordenamiento territorial, no hay determinación en los cambios de uso de los territorios. Por ejemplo, existió una invasión de los cauces que ha sido avalado por las autoridades que han dado constancia de posesión o títulos de propiedad a personas que han ocupado estas zonasHubo intercambio de votos a cambio de una vivienda, y eso existió en Trujillo.Tampoco existió una gestión de cuencas. La clave para el desarrollo de las ciudades es la gestión de cuencas, bajo la visión de que el derecho al agua es humano y universal, pero acá se desperdicia y se produce actividad minera en cabecera de cuencas.