Publicado: 14/04/2017
Se entrega a la Policía para evitar que las rondas lo atrapen
El campesino Dolores Rodríguez habría aceptado que victimó a Eduardo Tamayo tras sostener una pelea a puñetazos con él por una hora.
Compartir Compartir
Detenido quedó con el rostro magullado.

Sánchez Carrión.  El último martes falleció el dirigente de las rondas del caserío de Cacho, Eduardo Tamayo Ruiz (56), y se sospechaba que el autor del crimen sería un tal Dolores Rodríguez Cruz (62), quien se hallaba en calidad de no habido.


Ahora bien, por temor a ser atrapado por las rondas campesinas y se atrevan a victimarlo, Dolores Rodríguez optó por entregarse a la Policía de Chugay.


En un primer momento, agentes policiales lo divisaron y preguntarle por el estado calamitoso de su rostro, lleno de hematomas, se puso nervioso, pero finalmente contó que era el que habría asesinado a Eduardo Tamayo.


Fue conducido  la comisaría de la jurisdicción en compañía de su hijo. En dicho establecimiento aseguró que el último martes caminaba por la zona de Cachipampa y Pulpur, en el distrito de Sartimbamba, rumbo a su vivienda situada en el sector Nuevo Capulí. En tal circunstancia, Eduardo Tamayo lo interceptó y le preguntó ¿Por qué caminas por el interior de mi terreno?, y  de un puñetazo en el rostro lo derribó. 

Ante ello se enfrascaron en una pelea  a puño limpio que duró alrededor de una hora. Solo después que observó inconsciente sobre el suelo, a su rival, Dolor Rodríguez se retiró del lugar. Recién por unos vecinos supo que Eduardo Tamayo había fallecido, y optó por escapar a Chugar por temor a las rondas.