Publicado: 14/04/2017
Policía: Dieron un somnifero a José Yactayo Rodríguez
Hombre de prensa murió por edema pulmonar y el presunto asesino le administró sustancia que lo mantuvo en estado de inconsciencia.
Policía dio últimos alcances de sonado caso.

La Policía Nacional informó hoy que la muerte del periodista José Yactayo Rodríguez (56) fue por un edema pulmonar y que Wilfredo Zamora Carrión (27), su presunto asesino, le administró un somnífero que lo puso en estado de inconsciencia durante el encuentro que ambos sostuvieron en febrero último en Breña.


En conferencia de prensa para dar detalles de las investigaciones policiales realizadas, el jefe de la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri), Miguel Angel Núñez, informó que aún se indagan las causas del edema pulmonar pero se presume que pudo haber sido estrangulamiento o un paro cardiorespiratorio producto de la ingesta del somnífero Rivotril.


Núñez comentó que Zamora Carrión cambió su versión en varias ocasiones pero que está acreditado que sí le puso la dosis del fármaco en la bebida que Yactayo estaba tomando, a fin de dejarlo en estado de inconsciencia y no se resista en la relación sexual. En la farmacia cercana, anotó, se comprobó que adquirió dicho compuesto.


"En este contexto, estamos concluyendo hasta el momento que Wilfredo Zamora Carrión resulta ser el presunto autor del delito contra la vida, el cuerpo y la salud-homicidio calificado de José Yactayo como consecuencia del delito contra la libertad sexual y violación de personas en estado de inconsciencia, hecho ocurrido en la madrugada del 26 de febrero", anotó.


Tras la conferencia de prensa, el presunto asesino fue sacado de la sede de la Dirincri para ser llevado a la carceleta del Ministerio Público.


Wilfredo Zamora se reunió con José Yactayo en el edificio ubicado en la calle Pedro Ruiz, Breña, de propiedad de Aldo Cáceda Benvenuto, empresario limeño con ciudadanía estadounidense y "benefactor" de Zamora.


Si bien las pericias policiales señalan que la muerte de Yactayo se dio de manera violenta, Zamora indicó a la Policía que al despertar, después de tener relaciones sexuales, encontró a Yactayo sin vida.


Luego, para desaparecer el cadáver, lo descuartizó hasta en ocho partes. Incluso compró una refrigeradora para guardar algunos de los restos.


El joven utilizó un cuchillo, una sierra eléctrica y hasta una comba para descuartizar el cuerpo. El tronco lo trasladó en el automóvil de placa D4H-272 (de propiedad de Cáceda) hacia Huaura, al norte de Lima, para deshacerse del mismo.


Las otras siete partes del cuerpo las fue botando durante los dos días siguientes en Lima (al río Rímac desde el puente Duárez con Faucett y rn Caquetá, así como en contenedores de basura ubicados en San Miguel y en la calle Andahuaylas, cerca del mercado modelo).


De acuerdo con la Policía, el móvil de los hechos habría devenido como consecuencia del trastorno sexual de Wilfredo Zamora, quien para ello le suministró a la víctima el somnífero que finalmente le provocó la muerte.


Para la Policía, Wilfredo Zamora es igualmente presunto autor del delito contra la fe pública en la modalidad de suplantación de identidad al haber fingido ser Yactado en sus conversaciones de WhatsApp. También presunto autor del delito contra la administración de justicia-encubrimiento personal al haber pretendido sustraer de la persecución penal a Rodolfo Zurita Manyari y Walter Cáceda Benvenuto. (Fuente Andina).