Publicado: 13/06/2017
Delincuentes le roban siete armas de fuego a empresario
Armamento lo traía desde Pucallpa a Trujillo para entregarlo a la Sucamec al haberse vencido licencia. El mercado negro de armas sigue creciendo.
Las armas robadas siempre terminan en manos de las organizaciones criminales.

Las organizaciones criminales dedicadas al asalto, extorsión y asesinato por encargo en nuestra ciudad, reforzó aún más su poderío con el robo de siete armas de fuego de diferente calibre, las mismas que fueron arrebatadas a un empresario, natural del oriente peruano, que tenía las intenciones de poner este arsenal a disposición de las autoridades por haberse vencido la licencia para portarlas.


El caso fue denunciado en la Sección de Investigación de Robos de la División de Investigación Criminal (Divincri) de Trujillo, cuyos agentes, por orden superior, realizan las pesquisas necesarias para recuperar lo hurtado, que en manos del hampa representa un verdadero peligro.


Las iba a devolver 

El hecho ocurrió en circunstancias que el empresario Edgar Neme Vargas Pulido, de 50 años de edad, viajaba desde la ciudad de Pucallpa (Ucayali), donde tiene sus compañías, hacia Trujillo para poner a buen recaudo las siete armas de fuego.


De acuerdo a Vargas, la licencia para portar las armas se habían vencido y, en vista de esa situación, había decidido internarlas en la sede de la Superintendencia Nacional de Control de Servicios de Seguridad, Armas, Municiones y Explosivos de Uso Civil (Sucamec) de Trujillo. Se trataba de cuatro pistolas (1 Pietro Beretta 380 auto, con número de serie  D87788Y, 1 Browning 9C con número de serie 425RP01772, 1 FEG B9R 9C con serie 9210737, 1  Tanfoglio  FT9 380 auto con número de serie AB39505) y dos escopetas (marca HatsanEscort-PS 12 GA con número de serie 097316 y marca Maverick 88 security 12G MV67394K), así como una carabina  marca Lakefield 22 con número de serie L159755.


Abrieron camioneta

De acuerdo a la denuncia, las armas las había embalado y metido en un maletín de tela, color azul, de un metro aproximadamente, el cual la subió a su camioneta marca Toyota Hitlux, de placa de rodaje T8S-937, en la que emprendió el viaje. Según el empresario, cuando ya estaba cerca a Trujillo, ingresó al balneario El Brujo, en el distrito de Magdalena de Cao (Ascope), para refrescarse en sus aguas.


Indicó que el vehículo lo dejó estacionado a 150 metros de la orilla del mar, mientras se bañaba. Después de 40 minutos, regresó a la camioneta y se dio con la sorpresa que las puertas habían sido abiertas y que el maletón, conteniendo las armas de fuego, no se encontraban al interior del vehículo. Edgar Vargas Pulido es dueño y gerente general de la empresa Grupo Vargas Negocios Amazónicos S.A.C.