Publicado: 13/06/2017
Extorsionan a choferes en el valle Chicama
El cobro de cupos es una práctica que persiste en Ascope, ante el temor de que los hampones respondan con violencia a quienes se resistan.
TENÍAN STICKERS. Cada calcomanía tiene un logo que identifica a una banda. Estos fueron retirados.

Ante esta situación, la policía del distrito de Casa Grande coordinó una verificación para detectar si los vehículos cuentan con sticker extorsivos y, asimismo, interrogar a los choferes.


“En el día no pasa nada. Los choferes del turno de la noche han denunciado que son amenazados con que les van a incendiar sus vehículos si no pagan un cupo extorsivo; por ello la policía ha venido a verificar”, dijo un chofer que pidió no ser identificado por lo delicado del caso.


Efectivamente, en los últimos días la policía se encuentra recorriendo uno a uno los vehículos que prestan el servicio de colectivo en la ruta de Casa Grande a Chocope y viceversa. Asimismo, verificó las unidades de Casa Grande a Roma y Ascope si cuentan con sticker extorsivos.


“Hemos encontrado varios stickers pero lo vamos a informar a la fiscalía para que inicie la indagación. Por lo reservado del caso queremos atrapar a los hampones in fraganti”, dijo un efectivo.


Alrededor de seis stickers fueron fotografiados en los vehículos y se requirió la identificación de los choferes para que eventualmente rindan su manifestación en caso la fiscalía decida abrir la investigación.


Los turnos

A diario en el terminal de Casa Grande llegan un promedio de 800 vehículos que se turnan para salir a diversos distritos del valle Chicama, sin contar los buses interprovinciales. Los turnos de trabajo se dividen en mañana y tarde para una  asociación de colectivos y el turno de la noche (empieza a las 7:00 pm hasta las 2:00 am) para otras asociaciones e informales. Es precisamente en el turno de la noche cuando llaman a los choferes de colectivos para que paguen un cupo de 5 mil soles mensuales, a cambio de no atentar contra sus unidades.