Publicado: 21/06/2017
Piden 35 años de cárcel por asesinar a confidente de PNP
Líder de ‘Los Malditos del Triunfo’ mandó desde el penal silenciar a Súper Loco. En menos de un mes se dictaría la sentencia por este caso.
De acuerdo a la fiscalía, Gordo Kevin recibió órdenes de Paco para asesinar a confidente.

Trujillo. El 30 de marzo del 2014, el cabecilla de la banda delincuencial ‘Los Malditos de El Triunfo’, Segundo Samuel Correa Gamarra (a) ‘Paco’, confirmó que no le tiembla la mano en lo más absoluto. Ese día, desde prisión, de acuerdo a tres testigos con código de  reserva, versiones que fueron corroboradas con escuchas telefónicas, ordenó asesinar a su compadre y lugarteniente César Eradio León Díaz (a) Súper Loco’. El motivo de esta drástica decisión fue haber confirmado que su mano derecha le estaba jugando sucio y se había convertido en colaborador eficaz de agentes de inteligencia.


Es por eso que no dudó en encargar a sus sicarios para que lo silencien a balazos ese día, en horas de la madrugada, cuando se divertía en un palo cilulo que se realizaba a las afueras de la vivienda, ubicada en la manzana N-16, lote 05 de la calle Ciro Alegría del asentamiento humano Virgen del Socorro en la parte baja del distrito de La Esperanza.


Junto a León Díaz fue asesinado a balazos el suboficial José Alejandro Alva Vásquez, en tanto que el compañero de este Jorge William Arcela Godoy resultó herido con un balazo en la columna que actualmente lo mantiene parapléjico, movilizándose a duras penas en una silla de ruedas.


Sin salida


De acuerdo a las investigaciones, en el ataque armado, en el que falleció Súper Loco, participaron Kevin Augusto Alejandro Burgos (25) (a) Gordo Kevin, Adrian Julio SisniegasChiroque (35) (a) Chichito, Jorge Luis Vergara Gonzales (39), DeivisDeiner Rodríguez Ruiz (25), Anthony Roberto Otiniano Campos (23) (a) Tony, Santos José Cárdenas Flores (33) y Percy Arturo Alegría Cabrera (25). Contra todos ellos, el fiscal William Rabanal Palacios, quien estuvo a cargo de las pesquisas, solicitó se les imponga 35 años de cárcel por el delito de homicidio calificado y tentativa de homicidio.


El caso ya está en proceso judicial y los acusados han quedado en manos de los magistrados de la Corte Superior de Justicia de La Libertad que en un mes estarían dictando sentencia.