free web stats


Publicado: 30/04/2018
¿Cómo se estafa por internet con promesa de préstamos?
Especialistas recomiendan estar alertas a estas seis modalidades de estafa más comunes en la web.
Compartir Compartir
Foto: cortesía.


Las estafas en la web se han vuelto más reiterativas. La Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), recientemente alertó al país sobre diversas páginas web dedicadas a estafar con la falsa promesa de préstamos.  Los expertos recomendaron estar atentos a lo siguiente:


- Se contactan vía Whatsaap. Una de las modalidades de estafas más comunes es vía Whatsaap. Las empresas fraudulentas se contactan con la posible víctima, dándole a conocer la acreditación de un premio o préstamo al instante. Estas ‘seudo empresas’ por lo general no se identifican y solo dan un nombre de referencia.


- Ofrecen premios. Si alguna empresa solicita pagar por adelantado algún premio es probable que sea una estafa y no se haga la devolución del dinero.


- Ofrecen grandes sumas de dinero. Por lo general, las empresas estafadoras buscan sorprender, ofreciendo exorbitantes sumas de dinero a manera de préstamo online. De esta manera buscan llamar la atención y sumar cada vez más víctimas.


- Piden depósitos. Ninguna empresa formal pide a sus futuros o posibles clientes el pago o abono de dinero para que se le acceda un préstamo online. Es ilógico que una página web dedicada a otorgar créditos solicite dinero previo.


- Se apoyan de la caridad. Los delincuentes pueden suplantar la identidad de una organización de caridad con la intención de pedir donaciones o ayudas por catástrofes, enfermedades, etc. Lo más recomendable es verificar el origen de la página web y corroborar la autenticidad de la misma.


- Piden información. Las empresas formales de préstamos por internet cuentan con todas las herramientas disponibles para hacer una consulta de la situación crediticia de los solicitantes a un crédito, tal como lo hace www.holaandy.com. Por ninguna razón se debe proporcionar información que ponga en riesgo la seguridad del interesado, como por ejemplo, saldos en cuentas de ahorro o claves secretas.  (Andina)