free web stats


Publicado: 29/06/2018
Historias de éxito: Flama y Sazón para Trujillo
Guillermo Lamadrid Taboada cuenta el largo camino que recorrió para que la inversión de sus ahorros se convierta en un emprendimiento de gastronomía.
Compartir Compartir
Guillermo Lamadrid Taboada hoy triunfa en el mercado local.

Trujillo. Hace 18 años, Guillermo Lamadrid Taboada llegó de su natal Piura buscando una oportunidad de trabajo. Sin experiencia y nada mas con sus deseos de salir adelante, ingresó a Mar Picante como ayudante de cocina. Pronto se dio cuenta que el arte culinario estaba en sus manos.


Ya con familia, compró un terreno para su casa en Buenos Aires norte, a unos metros de la playa de ese sector. Viviendo ahí decidió vender algunos platos preparados por él y su esposa Fany Maribel Pairasamán, en un espacio que asignaron a la entrada de su casa donde entraban 4 mesas.


Con el primer ahorro, cuenta nuestro emprendedor, compraba mesas y así posteriormente iba adquiriendo todo lo que necesitaba para implementar su proyecto de la calle Pedro Ruiz Gallo 130 en Buenos Aires norte.


Durante el día trabajaba en la cebichería donde era empleado y por las noche continuaba en la atención pero esta vez a sus propios comensales.


“Me levantaba muy temprano para hacer las compras del día, me iba a trabajar y apenas terminaba mi labor, regresaba a mi casa para atender a mis clientes. Era muy agotador”, cuenta Guillermo Lamadrid.


Así, estuvo durante un año que decidió renunciar y darle prioridad a su emprendimiento. Amplió el espacio de su restaurante al doble y abrió el horario de atención desde el mediodía. El éxito lo tenía asegurado. Los comensales se pasaban la voz y llegaban hasta aquel rinconcito donde les recomendaban la sazón y la buena atención.


De pronto, también advirtió que el Tacu tacu con lomo saltado se había convertido en el plato más pedido y decidió darle a sus comensales más variedad, ampliando la presentación de tacu tacu con cabrito, con pescado escabechado, con churrasco o bisteck.