free web stats


Publicado: 15/06/2018
Historias de éxito: Merycar Bodas para un día feliz
Entérese cómo Carlos Centurión logró montar un emprendimiento con la adquisición de un auto antiguo.
Compartir Compartir
CARLOS CENTURIÓN. Es un hombre muy aficionado a los autos antiguos.

Trujillo. Carlos Centurión llevaba 25 años dedicado al trabajo en el área Comercial de importantes empresas, paralelamente a esta actividad, le prestaba mucha atención a su afición por los autos clásicos.


Hace 12 años, en Trujillo, adquirió para su colección un carro clásico, modelo Sedan del año 30, en el cual se trasladaba a su vivienda.


Fue así que su vecino, un día, al verlo, le pidió que le alquilara para el matrimonio de su hermano. Así, la “carcochita”, como él lo llama, empezó a generar su propia agenda.


A medida que tenía más contratos, fundó la empresa Merycar Bodas, por lo que invirtió 10 mil dólares en la adquisición del mencionado automóvil, el cual ahora tiene un costo de 25 mil dólares.


“Actualmente, una carcocha clásica bordea los 25 mil dólares. Lo bueno de estos autos es que no se deprecian, incrementan en el tiempo porque ya no se fabrican y pertenecen a una generación donde los modelos son muy vistosos y muy apreciados”, explica Centurión.


Convencido de hacer una buena inversión, a lo largo de este tiempo ha adquirido cuatro autos antiguos y solo dos de ellos los tiene habilitados para el servicio de novios.


Sin competencia


Según precisa Carlos Centurión, en este rubro de servicios para novios en carros antiguos no hay competencia, pues si bien La Casa del Juguete ofrecía por algún tiempo en alquiler sus autos antiguos, dejó de hacerlo de un momento a otro, así que considera que su servicio es el único que queda en la ciudad.


Sin embargo, su mayor reto ha sido poner en vitrina el servicio que ofrece para todos los novios. Es así que, desde hace dos años –que decidió dedicarse de lleno a su emprendimiento—, lanzó una guía mensual para novios, donde, de la A hacia la Z, se puede ubicar no solo el auto que trasladará a la feliz pareja, sino a todos los proveedores que están alrededor de las bodas.